Seleccionar página

Y si la vida te pide una pausa, ¿la escuchas?

“Con afanes y sin tiempo” si últimamente esta es tu premisa de vida, leer este artículo te podría interesar. Te invito a que realices este pequeño Test, simplemente responde SI o NO, cuenta el número de síes.

Test

  1. ¿Te sientes perdidx o agobiadx últimamente?
  2. ¿Miras el horóscopo buscando una iluminación que transforme tu vida?
  3. ¿Robas tiempo a tus horas de sueño?
  4. ¿Vives en teletransportación constante, el cuerpo y la mente en lugares diferentes?
  5. ¿Estás viendo una película y te quedas dormidx?
  6. ¿No tienes tiempo ni energía para hacer lo que te gusta?
  7. ¿Compras la lotería con la ilusión de crear un destino diferente?
  8. ¿Te sientes como un tonto perro que persigue su cola?
  9. ¿Tus seres queridos reclaman tu compañía?
  10. ¿No sabes decir NO?

Resultados:

De 1 a 3

El estrés forma parte de tu vida pero sabes gestionarlo, cuida de no perder tu equilibrio y olvidar que es lo importante.

De 4 a 6

Ummm debes buscar formas de canalizar el estrés, ha comenzado afectar tu salud física y mental. Pausa, más seguido.

De 7 a 10

¡Es hora de hacer una pausa de vida! Ya no sabes cuál es tu norte y puedes tener un quebranto de salud preocupante. ¿Has buscado apoyo o alternativas que te ayuden?

Porque se debe Pausar

Estamos al tope con un montón de situaciones a enfrentar. Nos ahogamos en un mar de compromisos y responsabilidades. Nuestros pensamientos van y vienen caóticamente. Emocionalmente nos sentimos como en una montaña rusa.

¿No crees que la vida te habla?

Entre los efectos de alargar este estado, además de las consecuencias de un estrés continuo y problemas de salud, es que perdemos “foco”.

Ya no somos capaces de disfrutar. Guardamos en un cajón proyectos y sueños. Volver a reconectar se nos hace muy difícil.

Te has cuestionado, ¿cuánto por lo que corres es real, necesario y beneficioso para ti?

Beneficios del Pausar

  • La pausa para aliviar el estrés.
  • La pausa para disminuir la ansiedad.
  • La pausa para bajar la negatividad.
  • La pausa para frenar el piloto automático.
  • La pausa para disfrutar del silencio.
  • La pausa para tener claridad mental.
  • La pausa para elevar la energía.
  • La pausa para enfrentar miedos o sufrimientos.
  • La pausa para conectar contigo y tus necesidades.
  • La pausa para abrirse a nuevas posibilidades.
  • O tan sencillo la pausa para…¡descansar!

¡Despierta, no apagues tu sonrisa!

Vivir en automático nos quita alegría y sentido a nuestros días. Es una sensación de que no se vive. Se sobrevive.

Por eso es importante tomar consciencia de: ¿Para quiénes corremos? ¿Para qué corremos? ¿Por qué corremos? ¿Qué logramos con correr tanto? ¿Y dónde quedamos en esta carrera?

Despierta y enfócate en lo que de verdad puedes cambiar y hacerte feliz. Sonríe con la satisfacción de disfrutar tu vida y los logros que te propusiste. Consigue fortaleza interior que te permitirá afrontar la adversidad.

¡No apagues tu sonrisa, todo esto es posible!

¿Cuál va ser tu primer paso para pausar y reencontrarte con tus prioridades?